© 2018 by Conquered by Colombia.

  • Twitter
Search
  • conqueredbycolombia

ATUENDO DEL DÍA: INDEPENDENCIA COLOMBIANA

Los atuendos pueden ser un vehículo interesante y diferente de acceder a una era y sociedad distante. En honor al Día de la Independencia de Colombia, exploro los uniformes que le dieron su fuerza a los ejércitos de liberación.


Un atuendo inspirado por la independencia colombiana. Fotografía: conqueredbycolombia, 2018.

Era el 20 de julio de 1810. Los ciudadanos de la Nueva Granada estaban hartos de pagar impuestos exorbitantes a una monarquía colonial que impedía el libre comercio, y discriminaba a las personas de acuerdo a un sistema racista de castas y de que tan recientemente podía uno demostrar tener ascendencia católica española. Con el fin de instigar una revuelta contra el régimen opresivo, la élite criolla llevó a cabo un plan para incitar a la población en masa, y fue este primer grito de independencia, junto con la "revuelta de los comuneros", los que se convirtieron en preludios de la Gran República de Colombia. Se requirieron varias campañas bajo el liderazgo de Simón Bolívar antes de que se lograra realmente la independencia de España, pero en toda Colombia, el 20 de julio, la gente cuelga la bandera con sus colores amarillo, azul y rojo, afuera de sus casas para rendir homenaje a la lucha que dio la libertad del dominio colonial.



Como muchos "bloggers de la moda" usualmente muestran sus atuendos del día, quise hacer mi propia versión de esta práctica y así mi ‘atuendo del día’ para hoy se inspira en las diferentes vertientes sociales que lograron unirse para materializar la revolución de la independencia en Colombia. Hoy llevo puesta una pesada chaqueta militar de terciopelo para recordar a la clase criolla representada por personas como José María Córdova. Una clase social considerada en ese entonces por los españoles peninsulares como "manchada por la tierra" y a la cual no se le daban los mismos derechos que a los inmigrantes nacidos en España. Como calzado he elegido unas simples alpargatas tejidas similares a las usadas por los legendarios lanceros de los llanos. No era fácil hacerse a un par de zapatos durante la época de la colonia y, aunque los soldados más veteranos con toda probabilidad calzaban botas, no era este el caso del soldado campesino promedio, muchos de los cuales, tuvieron que luchar descalzos. Mis pantalones con bordes deshilachados permiten inevitablemente que los insectos del pasto dejen pequeñas picaduras rojas en mis tobillos. Mi chaqueta roja recuerda también a los combatientes mercenarios, ya que es similar a la de los uniformes llevados por la Legión Británica, reclutados por Bolívar para la causa de la independencia. Llevo también una pequeña blusa como las usadas por las mujeres de la época, para enaltecer el esfuerzo femenino.



Mi inspiración para este atuendo del día:

A través de los trajes, podemos realmente comenzar a entender la sociedad en la que vivimos y los problemas que la rodean. En contraste con la manera usual en la cual se representa a Jose Maria Cordova en pinturas de la revolución, en la caratula del libro Jose Maria Cordova: Entre la historia y la fabula (ver abajo), a este héroe se le muestra llevando una combinación de atuendos. Lleva puesta por ejemplo, una chaqueta militar, pero a la vez luce un sombrero simple, característico de la clase campesina: el jipijapa. Esta fusión de atuendos típicos de la clase criolla dominante, con otros más humildes, enfatiza la cercanía de José María con la mayoría campesina, a pesar de haber ostentado una posición social privilegiada para la época. El sombrero hace también referencia a su muerte a manos de los mercenarios irlandeses enviados por su entonces enemigo Simón Bolívar. Estos lo apuñalearon a través de su sombrero tradicional favorito mientras descansaba en Santuario, Antioquia.



Lo que he podido aprender de mi atuendo hoy es que mientras las suntuosas chaquetas militares generan un sentimiento de poder y gloria, la ropa desgarrada y el calzado precario evocan un sentimiento de que hay algo en lo que vale la pena luchar: la injusticia y la desigualdad. Las picaduras de insectos que ahora salpican mis pies me revelan lo difícil que debe haber sido pelear en alpargatas (o incluso sin zapatos) en los climas de estas tierras y también ayudan a entender el nivel de desesperación reinante por acabar con el dominio colonial.


Este 20 de julio de 2018, unos doscientos ocho años después de las luchas libradas por el pueblo, celebro los avances que realizaron para superar las barreras sociales y raciales introducidas por el sistema de casta y la colonización. También me doy cuenta de los desafíos que persisten para superar los prejuicios raciales que aún se observan en nuestra sociedad y los peligros contemporáneos del neocolonialismo.



Los lectores de este artículo pueden estar interesados en mi artículo 'La Casa Barrientos: una lección a través de as epocas': https://www.conqueredbycolombia.com/conquered-by-colombia-1/la-casa-barrientos-una-lección-a-través-de-las-epocas


♥ El 20 de Julio de 1810, la Junta de Santa Fe se proclamó así mismo como cuerpo gubernamental local dentro de la nueva granada.